Quitando las telas de araña

Una foto de mi perra Dana paseando por las antiguas vías del tren de Minas de Cala en un día lluvioso.

Uff. Hace mucho que no me paso por aquí. Siento una mezcla entre pena y pereza. Pena por no dedicarle tiempo y pereza por tener que dedicárselo. Un quiero y no puedo a la vez que un puedo y no quiero. Quizá porque hace tiempo me tomaba esto bastante en serio, como un blog profesional. Luego pasó a convertirse en algo más personal. Al final se ha quedado en un tema meramente residual. Ay.

En fin, os cuento mis penas, hago una entrada de continuación y a ver si consigo animarme para ir colgando por aquí más relatos y algunas fotos nuevas. Y consejos tecnológicos que me surjan, ¡eso siempre!

Hasta pronto, lo prometo.

Cosas que hice en 2020

Dos cuadros colgados en la pared de mi salón.

Es la época de los resúmenes anuales, las listas y los buenos deseos. El año pasado, por ejemplo, hice una recopilación de las series que había visto. Este año, con sus rarezas, la amplío a todo lo que recuerde. A saber…

En 2020 he pasado varios confinamientos, cómo no: domiciliario (marzo-mayo), municipal (octubre-diciembre), emocional (nonstop).

También en 2020 he hecho una mudanza, me he casado y nos hemos propuesto ser madres. Que así dicho suena grande, pero la realidad atiende a otros lances. Si no lo sabíais es normal, no lo sabe casi nadie. ¡Sed bienvenidos y no lo toméis a mal!

Continuar leyendo «Cosas que hice en 2020»

¿Os acordáis de cuando hablaba aquí de novedades tecnológicas?

Años atrás por estas fechas me solía tocar recopilación tecnológica y carta abierta a los Reyes Magos para que se portaran bien con las novedades que Google, Apple y otros nos depararan. Pero, como podéis observar por la ausencia de entradas, tengo el blog bastante parado. Se puede decir que hasta los gadgets y las nuevas apps me interesan menos porque paso de perder el tiempo en sus «curvas de aprendizaje». Llamadlo madurez, volverse vieja o p*ta tecnología que sólo sirve para tenernos traqueados y meternos publicidad.

Por ejemplo, hace nada salía en iTunes el esperadísimo Super Mario Run. Pasé más tiempo aceptando términos y condiciones que jugando y, tras un par de carreras, desinstalé la app. El fontanero bigotudo corre solo (de ahí el título, supongo) y tú que, como bien te recuerdan, puedes jugar a una sola mano (con la otra a saber qué tocas) te dedicas a hacerle saltar. ¡Toma diversión! Pues, qué queréis que os diga, NO.

Al hilo de Apple, no dejo de ver el anuncio del nuevo MacBook Pro. Se centran en el teclado porque dicen que han reinventado la forma de escribir gracias a la Touch Bar. No sé si reír o llorar. Mirando el precio de los bichos te puede dar por las dos cosas. Los de Cupertino son más ricos y guapos que yo, no lo pongo en duda, y seguro que son también menos reaccionarios y más visionarios. Con todo, mi reflexión es bien sencilla: El mismo año que deciden quitarle al iPhone el clásico puerto para los auriculares, ese mismo año (este mismo 2016 que se nos va) van y sacan al mercado un revolucionario MacBook con su barrita mágica de utilidades, con un puerto de esos clasicorros para auriculares (SÍ) pero sin entrada USB estándar a la que conectar el cable de serie de su mismísimo iPhone. ¡Viva! ¡Brava! ¡BRAVÍSSSSIMA! ¿¡Qué mentes tan brillantes están detrás de semejante estrategia de ventas!? Supongo que las mismas que quieren que te gastes otro sueldo más en accesorios para hacer compatibles tus pijadas entre ellas pese a ser de la misma compañía. Pero no te preocupes, que tu dinero está amortizado sólo con la diversión concentrada en esa Touch Bar: Primero Doom, después tocar el piano, ahora Pac-Man y los Lemmings, nuevos usos del Touch Bar (Soy de Mac, 13.dic.16) y eso sin contar los emojis que se ven en el anuncio del que os hablaba. Bien pensado creo que voy a llorar en lugar de reír.

Comparativa de los complementos iPhone7 Vs MacBook Pro
Contenido de la caja del iPhone 7 en comparación con las entradas disponibles para periféricos de los nuevos MacBook Pro de 2016

Continuar leyendo «¿Os acordáis de cuando hablaba aquí de novedades tecnológicas?»