¿Os acordáis de cuando hablaba aquí de novedades tecnológicas?

Años atrás por estas fechas me solía tocar recopilación tecnológica y carta abierta a los Reyes Magos para que se portaran bien con las novedades que Google, Apple y otros nos depararan. Pero, como podéis observar por la ausencia de entradas, tengo el blog bastante parado. Se puede decir que hasta los gadgets y las nuevas apps me interesan menos porque paso de perder el tiempo en sus «curvas de aprendizaje». Llamadlo madurez, volverse vieja o p*ta tecnología que sólo sirve para tenernos traqueados y meternos publicidad.

Por ejemplo, hace nada salía en iTunes el esperadísimo Super Mario Run. Pasé más tiempo aceptando términos y condiciones que jugando y, tras un par de carreras, desinstalé la app. El fontanero bigotudo corre solo (de ahí el título, supongo) y tú que, como bien te recuerdan, puedes jugar a una sola mano (con la otra a saber qué tocas) te dedicas a hacerle saltar. ¡Toma diversión! Pues, qué queréis que os diga, NO.

Al hilo de Apple, no dejo de ver el anuncio del nuevo MacBook Pro. Se centran en el teclado porque dicen que han reinventado la forma de escribir gracias a la Touch Bar. No sé si reír o llorar. Mirando el precio de los bichos te puede dar por las dos cosas. Los de Cupertino son más ricos y guapos que yo, no lo pongo en duda, y seguro que son también menos reaccionarios y más visionarios. Con todo, mi reflexión es bien sencilla: El mismo año que deciden quitarle al iPhone el clásico puerto para los auriculares, ese mismo año (este mismo 2016 que se nos va) van y sacan al mercado un revolucionario MacBook con su barrita mágica de utilidades, con un puerto de esos clasicorros para auriculares (SÍ) pero sin entrada USB estándar a la que conectar el cable de serie de su mismísimo iPhone. ¡Viva! ¡Brava! ¡BRAVÍSSSSIMA! ¿¡Qué mentes tan brillantes están detrás de semejante estrategia de ventas!? Supongo que las mismas que quieren que te gastes otro sueldo más en accesorios para hacer compatibles tus pijadas entre ellas pese a ser de la misma compañía. Pero no te preocupes, que tu dinero está amortizado sólo con la diversión concentrada en esa Touch Bar: Primero Doom, después tocar el piano, ahora Pac-Man y los Lemmings, nuevos usos del Touch Bar (Soy de Mac, 13.dic.16) y eso sin contar los emojis que se ven en el anuncio del que os hablaba. Bien pensado creo que voy a llorar en lugar de reír.

Comparativa de los complementos iPhone7 Vs MacBook Pro
Contenido de la caja del iPhone 7 en comparación con las entradas disponibles para periféricos de los nuevos MacBook Pro de 2016

Continuar leyendo «¿Os acordáis de cuando hablaba aquí de novedades tecnológicas?»

(ésta no es una) Carta abierta a los Reyes Magos, versión 2013-2014

Si alguien sigue habitualmente este blog -toda una proeza por lo poco que lo actualizo-, quizá recuerde de otros años (con este hacen 3) que, por esta época, me da por escribir a sus majestades los Reyes Magos que tienen a bien traer presentes a los niños “creyentes” todos los 6 de enero. Generalmente utilizo esta misiva para desahogar todas mis penas tecnológicas sufridas a lo largo del año, para luego pedirles un poquito de comprensión para el usuario de a pie y alguna que otra mejora de cajón.

Este año podría quejarme de que Android no es TAN customizable como lo pintan, no al menos para el usuario torpón que de informática bien, pero ya de programación y cacharrero, no tanto. También podría quejarme de que a buenas horas mangas verdes, que ahora que me he quitado del iPhone, Apple va y se decide por incluir algunas de las demandas por las que llevaba protestando años, años que me llevaron a dejar de usar iOS y pasarme mi nuevo quebradero de cabeza llamado Android. Podéis volver al principio del párrafo y leerlo en bucle, os daréis cuenta de lo triste que ha sido mi año tecnológico.

Imagen ilustrativa, iconos de algunas redes sociales

También podría quejarme de las carencias en seguridad y privacidad de prácticamente todas las empresas que gestionan los servicios que usamos en Internet; de la de veces que me ha tocado cambiar de contraseña porque se han robado paquetes de datos entre los cuales a-lo-mejor se incluía mi usuario; de la de usuarios que ni recuerdo que tengo creados tras más de diez años en la red; de que las redes wifi abiertas y sin contraseña pueden ser un coladero de virus y de programas espías; de la paranoia que conlleva pensar que tus movimientos en internet están monitorizados, no sólo por que te hayan espiado sin consentimiento, sino porque nos gusta dar este consentimiento a cualquier red social con tal de que nos deje conectar y estar en la cresta de la ola tecnológica, que si no, eres un rancio que no tiene Whatsapp, ni chat de Facebook, ni la aplicación de moda del mes. Y venga a ceder nuestros datos y los de nuestra agenda de contactos… con lo que de nada o de bien poco sirve ser precavido, porque si tú no quieres dar tus datos, no te preocupes, que ya los buscan en las agendas de tus conocidos. Sí, esto pasa, pasa con los dos ejemplos citados ya, pasa con Line, pasa con Google, Twitter y LinkedIn; pasa con cualquier servicio que te pida acceso a tus contactos y, a veces, también con aquellos que no te lo piden pero que, igualmente, lo consiguen. Y da lo mismo que algunas de estas marcas tengan políticas de privacidad estrictas y que no compartan de corazón -concedámoles esa licencia- nuestros datos, da lo mismo porque, de un día para otro, llegan los de la Internet profunda, provocan un ataque épico como el que sufrió Sony hace un tiempo o Adobe este mismo año y nos pilla a nosotros en medio sin poder hacer nada. Expuestos.

Podría pedirles a los Reyes que solucionaran este caos de tecnología y seguridad. Pero, en el fondo, no son más que #problemasdemoderna, problemas de alguien que vive y trabaja conectada, de alguien que bravuconea en Twitter y farfulla en Facebook. Problemas que quedan en un tercer, cuarto o quinto plano cuando miras a la realidad de frente y no apartas la vista.
Continuar leyendo «(ésta no es una) Carta abierta a los Reyes Magos, versión 2013-2014»

Bloqueando llamadas no deseadas (oídos que no escuchan, siesta que continúa)

Ya sé, no es un tema nuevo, pero con esto del lanzamiento del iOS7 (con el que no os he martirizado como otras veces gracias a que ya conseguí dejarlo), me he acordado de él porque el bloqueo de llamadas es una de las GRANDES novedades que incluye el nuevo sistema operativo de Apple…

Meme, Are you f*** kidding me?

En fin. Como fuera, para todos los que no puedan usar esta «revolucionaria» herramienta, primero deciros que, a veces, darse una vuelta por los ajustes de vuestros terminales os depara gratas sorpresas. Como a mí, que no hace mucho descubrí que mi LG con Android 4.1.2 tiene una opción para rechazar llamadas de forma nativa -es decir, de fábrica- lo que evita descargar aplicaciones de dudosa moralidad que prometen hacerte una lista negra y, luego, en la mayor parte de los casos ni funcionan (leer las opiniones de los usuarios de esas aplicaciones, evita mayores molestias).
Continuar leyendo «Bloqueando llamadas no deseadas (oídos que no escuchan, siesta que continúa)»