Cómo recuperar los correos eliminados definitivamente en Gmail

Pantalla de inicio de la herramienta de Gmail para recuperar correos eliminados

Más que un cómo se hace, esto es un: ¡Se puede hacer! Porque yo desconocía que Google diera la posibilidad de recuperar correos que ya han sido eliminados de la papelera, correos borrados definitivamente.*

Si sois de clic rápido, alguna vez la habréis liado vaciando la papelera del correo electrónico y mandando a la nada los emails eliminados. Normalmente esto importa poco, porque si estaban en la papelera, en fin, su ciclo habría terminado ya, ¿no? Pero quizá os pase como a mí que decís: Ya lo dejo en la papelera que sé que tengo treinta días antes de que se borre definitivamente de manera automática. Y luego, un buen día, recuerdas aquel correo y, tsk, eliminado pero eliminado, eliminadísimo.

También os puede pasar que, a saber cómo, un día mandáis una ristra de mensajes a la papelera y otro día decís: Ay, qué llena está la papelera. Y la vaciáis manualmente. Adiós mensajes. Al otro día vais a buscarlos y ¡el horror! No habéis sido conscientes de haberlos mandando a la basura, sí de haber sacado la basura, pero no de lo otro. ¡Y el horror! No afirmaré ni desmentiré que esto me haya ocurrido a mí. Cof. Cof.

O, bueno, os puede suceder eso de que alguien os entre en la cuenta a haceros la puñeta y a borrar correos.

Para todos estos casos y miles de situaciones más que ocurren porque shit happens, Gmail dispone de una herramienta de recuperación de correos eliminados a lo definitivo. No hablo de buscar en vuestras papeleras, digo recuperar correos que ya se suponen totalmente destruidos. ¡Y funciona!

Continuar leyendo «Cómo recuperar los correos eliminados definitivamente en Gmail»

Buscar y remplazar con expresiones regulares en Sublime Text

Imagen explicativa del patrón de búsqueda a-z 0-9

Típico trabajo en el que te endosan una tabla html arcaica a la que hay que cambiarle todos los estilos, quitar columnas, respetar parte del contenido pero deshacerte de otra parte y, todo eso, repetirlo tantas miles de veces como filas infinitas tiene la tabla. Vamos, para echarse a temblar de lo tedioso y laaaaaaaargo que aparenta.

Analizando nuestro problema, lo que ocurre es que tenemos un puñado de código que se encuentra fácilmente con ⌘F (o Ctrl + F), pero también un puñado más de textos que varían y que nos fastidia la tarea de buscar todo y remplazarlo en un sólo golpe.

No sé si os habréis fijado –yo no lo había hecho hasta que me ha tocado semejante marrón– que el editor de código Sublime Text tiene una serie de iconos delante de la caja de búsqueda (de derecha a izquierda sirven) para resaltar las coincidencias, para buscar en la selección, para que dé la vuelta al documento y siga buscando, para buscar la palabra exacta, para distinguir entre mayúsculas y minúsculas y, finalmente, para poder buscar utilizando expresiones regulares. ¡Ésta es la nuestra!

Imagen aclarativa de cómo activar las expresiones regulares para la búsqueda

Lo primero de todo, en la parte de la búsqueda, hay que activar las expresiones regulares, bien pinchando en el icono con el ratón o bien con ⌥⌘R (Mac), Alt + R (Windows/Linux). Y después, a buscar como locos utilizando estas expresiones donde sean necesarias.

Buscar sin discriminar contenido

(.*)

Busca cualquier cosa, es decir, que si sólo escribes esto te selecciona el documento entero, pero no se trata de eso, se trata de combinarlo, por ejemplo: <td(.*) buscaría todo aquello que empezara por <td (aka, las etiquetas <td>) y seleccionaría todo el contenido que le siga en esa línea de código.

Imagen explicativa del selector genérico All

Buscar patrones de letras y números

([a-zA-Z0-9#])

Busca cualquier carácter entre el 0 y el 9 y entre la A y la Z, incluyendo mayúsculas y minúsculas y también las almohadillas (#).

([a-zA-Z0-9#])+

Busca cualquier conjunto que combine números, letras o almohadillas. CONJUNTO (gracias al + que significa que ese carácter inicial va seguido de uno o más iguales), con lo que tendremos desde palabras completas a colores en hexadecimal (#7fffd4).

Imagen explicativa del patrón de búsqueda a-z 0-9
Fijaos en el término de búsqueda, para que funcionara ha sido necesario escapar el signo de interrogación en la url.

Buscar sólo colores hexadecimales

(#([a-f0-9]{6}|[a-f0-9]{3}))

La búsqueda sólo devolverá valores hexadecimales (#7fffd4, #fff).

Imagen explicativa del patrón de búsqueda hexadecimal
Observad que selecciona los colores precedidos de almohadilla e ignora los que no la llevan.

Buscar con tildes y eñes

([a-záéíóúñA-ZÁÉÍÓÚÑ0-9])+

Aquí variamos el patrón de búsqueda para el español, de manera que no ignore las tildes y la ñ.

Imagen explicativa del patrón con caracteres latinos
Queda clara la diferencia entre la selección de cada tipo de patrón.

Continuar leyendo «Buscar y remplazar con expresiones regulares en Sublime Text»

Ulysses app, el Markdown, WordPress y un puñado de euros

Vista general del espacio de trabajo de Ulysses

Tengo una nueva aplicación para escribir preferida. Mejor dicho, tengo LA aplicación para escribir y punto. Si creéis que estoy exagerando es porque no la conocéis y si creéis que me pagan por decirlo es que no me conocéis.

 

Ulysses app

Ulysses app o Ulysses a secas es una aplicación para Mac enfocada a la escritura sin distracciones. No es un Word, porque aparenta la pobreza de un bloc de notas, pero tampoco es un simple bloc. Ulysses es un poco lo que el escritor quiere que sea. Si quiere un texto plano, es un texto plano. Si quiere una buena presentación para una tesis, tendrá una presentación exquisita para su tesis. Si quiere un libro electrónico, tendrá un ebook. Si quiere una web, tendrá el HTML.

Esto sólo hablando de las formas de exportación de tu trabajo, porque la organización es tema aparte y, no sé con otros, pero conmigo encaja a la perfección. Ulysses trabaja con lo que llama «Hojas» que es donde se escribe (oink, oink, perogrullo time) y éstas pueden ser organizadas en «Grupos» (aka carpetas de toda la vida) que son como pilas de documentos. Estas «Hojas» –que, por cierto, se guardan automáticamente sin que haya que hacer nada, ahora, que si queréis guardar, guardáis porque tengáis ese tic– pueden ser tan largas o cortas como cada uno quiera y, lo mejor de todo: se puede practicar una escritura por módulos que permite reordenar fácilmente las hojas sin andar copiando y pegando contenido, simplemente se arrastra la hoja de arriba abajo y se coloca donde se prefiera (un poco como con las diapositivas de un PowerPoint, aunque visualmente se parece más a la aplicación de Mail de Apple, con sus columnas de bandejas, correos y contenido).

Vista general del espacio de trabajo de Ulysses
Vista general del espacio de trabajo de Ulysses a 3 columnas + guía de Markdown

 

Ulysses y el Markdown

Como he dicho más arriba, Ulysses no es un Word, olvidaos de ver en vivo y en directo el aspecto final de vuestro documento. Pero, entonces ¿cómo se le da estilo al asunto? Pues recurriendo al “lenguaje” Markdown que, aunque penséis que es una locura tener que aprender un lenguaje para escribir (!?), en realidad es bastante sencillo y no hace falta conocerlo de entrada, pues Ulysses permite tener a la vista una guía rápida de marcado a medio camino entre una chuleta y el menú de formatos del Word.

Soooo, caballo

Posiblemente, con todo lo que he contado hasta ahora, tendréis la cabeza como un bombo y no os habréis enterado de mucho, por suerte esta app puede ser descargada gratuitamente para probarla y os animo a ello. En la web oficial del producto ofrecen una DEMO de 10h reales de edición de textos (no me refiero a que expire a las 10 horas de haberla instalado, sino tras 10 horas de andar trasteando con ella). Si en ese tiempo no os convence, no creo que sea para vosotros, pero si sí, bienvenidos al club (a mí me bastaron 2 horas).
Continuar leyendo «Ulysses app, el Markdown, WordPress y un puñado de euros»