Cambiar el tamaño predefinido de las webs en Chrome, Firefox e iE (zoom permanente)

No sé cómo se las apañarán otros usuarios de pantallas HD, retina o como queráis llamarlas. Lo que sí sé es que, ni si quiera las webs que se preocupan por ser «sensitivas» a la resolución de los dispositivos que las visitan, ni si quiera esas ofrecen un tamaño de visualización decente para ciertas resoluciones mastodónticas.

Esto suele deberse a que se tienen en cuenta las pantallas pequeñas de tabletas y teléfonos inteligentes, pero no las de PCs con resoluciones superiores a la media. Y, entendedme, no es que se vean mal, pero a veces -y con la edad, ay– se va cansando la vista.

En consecuencia, me he puesto a averiguar cómo se cambia el tamaño por defecto con el que se visualizan las páginas web en los distintos navegadores (bueno, en tres de ellos: Google Chrome, Mozilla Firefox e Internet Explorer) para no andar con el ctrl+, ctrl- cada vez que entro en un sitio nuevo. Es decir, para cambiar el 100% normal a, por ejemplo, el 110% siempre que navegue sin tener que estar tocando nada cada vez.

Chrome

Menú > Configuración > Escribir «Zoom de página» o «Tamaño» en el cuadro de búsqueda > Cambiar el tamaño

Captura del menú de preferencias del usuario en Chrome
Zoom de página en Google Chrome

Firefox

Por defecto, hasta donde he averiguado, no se puede fijar un zoom concreto, así que la mejor solución pasa por instalar un complemento llamado NoSquint y, en él, configurar el tamaño deseado.

Captura de las preferencias de NoSquint, complemento de Firefox

Pinchar sobre la lupa (abajo a la derecha) > Global Settings > Default full page zoom level (modificarlo a conveniencia) > Aceptar

Internet Explorer

Icono del engranaje > Zoom > Elegir el tamaño deseado
Hacer zoom en las páginas web en Internet Explorer 9
Con esto, cambiamos el tamaño total de las páginas web, no sólo el de sus fuentes, también el de todas las imágenes y demás elementos. Aclaro esto, porque si tiráramos por la vía de en medio y sólo aumentáramos el tamaño de las letras, en muchas ocasiones veríamos textos fuera de lugar, espacios en blanco, fotos que no cuadran… es decir, mandaríamos el diseño general de la web a la porra. Por eso, prefiero perder un poco de nitidez en las imágenes (ya que al aumentarlas es lo que ocurre), siempre que se mantenga la armonía general de la web que esté visitando.

¡Comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.