Con su permiso, una de cookies con pepitas de directiva europea

No sé si estaréis ya al tanto, yo llego tarde. Resulta que la Unión Europea, en sus luchas contra la invasión a las privacidades de la gente -cof, cof- ha sacado una directiva obligando a TODAS las webs de empresas y residentes de la zona a informar a sus visitantes -verbi gratia, tú que lees esto- de si usan cookies y con qué fines, amén de que, con la información en la mano, el usuario -tú de nuevo- acepte o no las mismas.

Cookies en Internet

Que sí, que los abusos son malos y que, de confiados, somos tontos, y mamá UE debe estar ahí para protegernos. O algo de eso. Pero no hace falta saber ni siquiera qué diantres son las cookies, para darse cuenta de que si tú -ciudadano con prisa- buscas cualquier recurso en Internet y te saltan advertencias engorrosas que no te dejan acceder a la información, acabas pasando y buscando otro lugar menos entrometido y pesado. Esto es, al final, poner trabas a lo propio mientras lo ajeno rueda como la seda. Por no hablar de la pérdida de datos estadísticos que supone que, por un recelo infundado, los usuarios dejen de permitir que se cense lo que buscan y cómo.

Aunque supongo que no soy ni medio imparcial en este asunto, pues me toca del lado del que padece y tiene que acatar los cambios, no tanto del que es protegido (que también, pero menos). Así que a vosotros os toca informaros y sacar vuestras propias conclusiones. Podéis empezar por lo que dice la Wikipedia sobre las cookies o por la web inglesa al respecto de esta directiva de la UE o por la guía desarrollada por Agencia Española de Protección de Datos y las asociaciones Adigital, Autocontrol e IAB Spain. Quizá este último enlace sea el más interesante.

De él, me quedo con la parte de las cookies que se quedan fuera de la batida por la privacidad. Es decir, aquellas que pueden seguir campando a sus anchas sin que tengan que pedir permiso por ello:

  1. Cookies de «entrada del usuario»
  2. Cookies de autenticación o identificación de usuario (únicamente de sesión)
  3. Cookies de seguridad del usuario
  4. Cookies de sesión de reproductor multimedia
  5. Cookies de sesión para equilibrar la carga
  6. Cookies de personalización de la interfaz de usuario
  7. Cookies de complemento (plug-in) para intercambiar contenidos sociales

Que, si no malinterpreto, son las que afectan normalmente al uso de un blog como el mío, sin publicidad, pero con comentarios, vídeos y conexiones sociales… Hasta que indagando llegas a lo que finalmente sí parece ser una aclaración del propio texto de la Directiva 95/46/CE de la UE y te topas con el punto “4 Cookies no exentos” que incluye el “4.1 Cookies de complemento (plug-in) de contenidos sociales para el seguimiento” [pág. 10], el mismo que se excluía en el punto “3.6.1 Cookies de complemento (plug-in) para intercambiar contenidos sociales” [pág. 9].

Ante tal paradoja, implosiona una parte de tu cerebro y, en aras de tu salud mental, decides que vas a informar de todo, por lo que pueda pasar.

Obviamente, si se excluye tanto como se incluye, será por los matices. Pero, como un alto porcentaje de los blogueros (más si cabe los que hacemos esto por amor al arte) NO tenemos por detrás un equipo de abogados y asesores a los que encargar el estudio de la disyuntiva, pues mejor optar por lo seguro y redactar una mínima Política de Cookies en la que se avise al navegante despistado de que, si ha dejado su sesión de Facebook abierta, es muy probable que la red social sepa que ahora mismo está leyendo estas líneas.

Así de paso, aprovechamos para informar del uso de las herramientas de análisis de comportamiento de visitantes que en ningún caso quedan excluidas de la directiva: puntos “4.2 Publicidad de terceros” y “4.3 Análisis propios” [págs. 10-11], o lo que es lo mismo, Google Adsense y Google Analytics.

De modo que, si os interesa, dejo por aquí mi Política de Privacidad de Cookies que podéis copiar y/o adaptar a vuestras necesidades.

¡Comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.