Marzo, mes oficial de las averías o de cómo aprovecho para quejarme de Movistar

Marzo está minándome la moral. Movistar, me remata.

Empezó el mes volviéndome loca la xBox, pero como reniego de ella, ahí sigue, loca y sin nadie que la quiera arreglar. Siguió matándome la PS3 retrocompatible, pero como ya sabréis ésa sí recibió atenciones y volvió a la vida. Luego, en cuestión de días, sus malas artes llegaron al lugar de trabajo, friendo el disco duro con todos los trabajos pendientes de inminente entrega y con copias de seguridad inexistentes porque, por más que se insista, para qué, si nunca pasa nada. Hasta que llega marzo. Claro.

Ahora, este marzo se ha cobrado una nueva víctima. La vibración de mi móvil y, por extensión, el propio aparato al completo, que ha de emprender un viaje sin retorno a la tierra de «para eso está la garantía», no sin antes haberme hecho odiar un poco más a Movistar.

Cuando un iPhone en garantía -me pasé al 4 en noviembre, luego el móvil está en garantía- se avería, es mejor llamar a Apple. Más directo y mejor. Por eso les llamé, evitando Movistar (o cualquier otra). Apple Care -que así se llama el servicio- te ofrece varias opciones: reemplazarte el terminal temporalmente, para siempre o simplemente llevárselo y devolvértelo. Las dos primeras cuestan dinero (y/o ampliación de garantía), la tercera no.

Pudiendo tener prestado un móvil con acceso a internet -un HTC Magic libre que hace 2 semanas cambió una amiga- y un adaptador de microSIM, pensé que para qué iba a gastar dinero. Escogí la tercera opción y me puse a bichear el HTC.

Por suerte, una bombillita se iluminó en mi -de costumbre atolondrada- cabeza y me dio por comprobar el consumo de la línea móvil por la web de Movistar. Efectivamente, la conexión 3G, para la cual tengo tarifa en el iPhone, me la cobran extra si meto mi tarjeta en otro dispositivo.

Total, que llamo a Movistar, les explico que el iPhone va a estar 7 días reparándose y que deseo tener internet móvil sin cargos extras. Me dicen que eso es imposible por contrato. Les digo que comprendo que apliquen tarifas especiales pero que no estoy traficando con teléfonos, simplemente es algo temporal. Me repiten que no pueden hacer nada porque es lo que hay y, que si no quiero gastos extra, que no me conecte a Internet porque la tarifa es sólo para iPhones como la de BlackBerrys es sólo para BBs. Les replico que estos aparatos van con cualquier tarifa de internet y que una cosa es que se inventen las tarifas y otra que los móviles funcionen o no con ellas. Vacío. Contrato. Lo que sea. Da lo mismo. Movistar no piensa en mí, ni en los 2€ que me ha birlado de la conexión. Cuelgo.

Como debo tener internet en el móvil (rooarrg!), no me queda otra que llamar a Apple, ampliar la garantía y que me den un iPhone cuando se lleven el mío.

Es probable que me haya costado más dinero la ampliación de garantía de Apple que lo que hubiera consumido con Movistar -seguro- pero, si ellos no quieren nada conmigo, no pienso darles más de lo que, por contrato, me obligan.

Ay, marzo, marzo… cuento los días que faltan para que termines.

¡Comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.