Técnicas de optimización para motores de búsqueda (SEO)

Este artículo no es una Biblia, sino más bien un resumen de lo que he ido encontrando por Internet sobre cómo mejorar -o al menos intentarlo- el posicionamiento de una web en los motores de búsqueda, lo que se conoce por las siglas inglesas de SEO (Search Engine Optimization). Establezco el orden de prioridad que creo conveniente, si bien, hacer todos los pasos es lo ideal.

1) Observar a la competencia. No tiene mayor explicación, se trata de saber lo que hacen otros e implementarlo por nuestra parte. Ver sus virtudes y fallos y aprovecharlo en nuestro beneficio. Ser conscientes de qué descripciones o palabras usan para que los usuarios les encuentren en Internet y aprovecharlo. Hay webs especializadas en tomar datos de otras webs para que veamos lo que hace que estén donde están. Ejemplo: www.spyfu.com

2) Sacarle partido al título de cada página del site. El título es una de las primeras cosas con las que se encuentran los buscadores y, por tanto, es conveniente tratarlo adecuadamente. Nada de «Página sin título» o «Nueva Página», mejor nos molestamos en describir el contenido de la susodicha o en poner palabras clave (específicas) relacionadas con lo que queramos transmitir. Además, teniendo en cuenta que los buscadores suelen previsualizar unos 70 caracteres del título (de 6 a 10 palabras), mejor todavía si no sobrepasamos ese límite.

3) Facilitar la navegación con un Sitemap. No se trata sólo de ponerle las cosas fáciles al usuario, que también, sino de que los bots de los buscadores tengan acceso rápido a todos los rincones de la web. En este punto, hay que hablar de DOS tipos de Sitemaps: A) El visible para el usuario y del que también pueden hacer uso los robots: que no es otra cosa que una página más de la web que contiene un esquema de todo el sitio con los correspondientes enlaces; B) El dirigido especialmente a los buscadores: un archivo XML que llama la atención sobre las páginas del sitio. Hay webs dedicadas a crear estos segundos automáticamente, podéis probar con www.rorweb.com o con www.xml-sitemaps.com (están en inglés, pero es poco más que introducir la URL donde lo indica, esperar a que genere el archivo y cargarlo en la web).

4) Usar «frases clave» específicas en los textos de la web. Ojo, a los entendidos, no hablo sólo de meta tags, hablo de ser reiterativo en los propios textos que contenga nuestra página con el vocabulario por el que queremos ser reconocidos y, además -pero como suma, no excluyendo-,  rellenar los meta tags HTML con esos mismos textos. Por cierto, «reiterativo» no quiere decir que los párrafos sean sucesiones de las mismas palabras una y otra vez. Hay que redactar normalmente, crear textos legibles para los visitantes, pero en los que se haga hincapié sobre esas cosas que queremos destacar.

4.1) Mención necesaria a las webs que utilizan Flash.
Los buscadores, aunque algunos presumen de indexar contenidos Flash, NO saben leerlo. Es como si les hablaras en otro idioma y, al no entenderlo, no son capaces de expresarlo y lo omiten. Aquí juegan un papel MUY importante las correctas descripciones de los títulos y los meta tags. Pero, para reforzar la búsqueda por contenido, se suele proporcionar una versión alternativa de la web “escondida” tras el elemento Flash. Hay varias formas de conseguirlo, si bien, parece que lo más recomendable es usar SWFObject 2, ya que otras formas de “esconder” el contenido  (noscript, por ejemplo) aunque funcionen, pueden conllevar penalización por parte de los buscadores debido a su mal uso y abuso. Igualmente, si no queréis pillaros los dedos, siempre os quedan las recomendaciones de Google. Y seguimos…

5) Conseguir que otros sitios web nos enlacen. Debemos explotar el autobombo -con moderación- y las relaciones que tengamos en foros, blogs, redes sociales o simples webs de amigos/conocidos. Establecer contacto con otros propietarios de webs para intercambiar enlaces, ellos ponen el nuestro y nosotros el suyo. Eso ayuda a que los buscadores que pasan por esas webs acaben en la nuestra.

6) Revisar nuestras estadísticas para saber cómo nos encuentran los usuarios. Igual que debemos conocer a la competencia, debemos conocernos a nosotros mismos. Saber qué web de referencia tiene más éxito o con qué palabras de búsqueda nos llega más gente nos debe ayudar para mejorar nuestros puntos débiles y potenciar los fuertes. Si vuestro alojamiento web no os facilita las estadísticas, podéis usar Google Anatytics.

Digamos que esto es lo básico. Luego, para ampliar información, el propio Google facilitó en 2008 una «Guía para Principiantes sobre Optimización para motores de búsqueda«. Echadle un vistazo, explica algunos apartados más detalladamente y también otras alternativas diferentes.

La dura convivencia del iPhone 3G con el IOS4

Después de muchas vueltas, de mirar y remirar por distintos foros y por otros blogs con más vida que éste. Después de ver cómo la batería de mi iPhone 3G iba unas veces fenomenal y otras de pena. Después de ver cómo se quedaba pillado o cómo fluía sin tirones. En fin, después de unas semanas de pruebas, he llegado a las siguientes conclusiones:

  • El iPhone 3G se queda pequeño para el IOS4. No extraña cuando sabes que el iPhone 4 tiene 512 megas de RAM, el 3GS tiene 256 y éste sólo 128. Por lo que es normal que para que, al menos, tire Apple haya desactivado algunas de las funciones más espectaculares de la IOS4. Aun así, la fluidez que tenía con las versiones anteriores (variaciones de la 3.0) no es la misma que con la 4. El problema está en que, de entrada, el sistema se come tres cuartos de la memoria RAM y deja los restos para las aplicaciones, a poco que una app consuma más de la cuenta, comienzan los tirones.
Esta es mi media de memoria libre
cuando el aparato está sólo con
el teléfono activo

  • Pese a que la IOS 4 para el iPhone 3G no incluye la multitarea, sí que hay aplicaciones que se siguen ejecutando en segundo plano. Esto termina por ser mortal cuando tú, sin saberlo, las has lanzado y ahora estás en otra, maldiciendo a Apple, porque tu aparato va dando saltos si no se ha quedado completamente frito. Ejemplos de apps que se ejecutan en segundo plano: Teléfono (perenne, vamos, que si no está no es un móvil), iPod (obviamente, ya que puedes escuchar música mientras haces otras cosas con el móvil, afortunadamente no es de las apps que más consume), Safari (no sé muy bien porqué, ya que el Opera no lo hace), Mail (el correo, aunque no lo tengas con push, si lo abres, permanece activo).
Mail y Safari permanecen activos
aunque los hayas cerrado
  • Hacer Jailbreak a un iPhone 3G para meterle multitarea, no, gracias. Es como exceder el peso de carga recomendado en un coche que ya de por sí tienen los bajos demasiado bajos… vamos, que va a ir rozando el suelo todo el rato, ya que se trata de que, app tras app, se van a ir poniendo en cola, ejecutándose, consumiendo RAM y el usuario va a tener que abrir una y otra vez la multitarea para eliminar los procesos que se han acumulado y que no necesita, sólo para darle un pequeño respiro al aparato.
Cada app consume una media
de 10 MB de RAM

  • Hacerlo para otras de las opciones (porcentaje de batería, fondos de pantalla…) tiene un pase si sabemos cómo optimizar el rendimiento de la RAM. En muchos foros/blogs he leído que se desaconseja el uso de los fondos de pantalla porque es otra de esas cosas que, si Apple las ha quitado, ha sido por algo y no simplemente por fastidiar. Como yo personalmente me niego a ver el fondo negro sin gracia que viene por defecto en lugar de mi encantadora foto del OVNI de Expediente-X, no he podido prescindir de esta opción. Quien algo quiere, algo le cuesta, en mi caso… estar pendiente de la esa RAM. 
Necesito este fondo, lo siento u_u
Soluciones, que las hay:
Para poder lidiar con este extra del fondo de pantalla o por el mero hecho de optimizar el iPhone 3G, después de hacer Jailbreak (¡sin multitarea, por favor!) conviene buscar una aplicación de Cydia llamada SBSettings (si no sois de Cydia, igualmente probad a buscarla en los repositorios de la otraStore que tengáis). Por defecto se instala con otras necesarias, Activator es una de ellas, fue algo inestable en versiones previas, ahora ha mejorado, y me encanta porque te permite controlar con gestos en la pantalla ciertas acciones como abrir una app. Claro que si buscamos rendimiento, sobrecargarlo (tener gestos para todo) no es bueno.
Hablo de SBSettings porque es la app que yo me encontré por casualidad buscando accesos directos al Wi-Fi, 3G, Bluetooth… Ese día tuve más suerte de la que me imaginaba, ya que esta aplicación suma a los accesos directos un control de la memoria RAM -ver cuánto te queda para que pete-, la opción de poder eliminar los procesos que haya activos en el aparato -léase, apagar Safari cuando acabes de navegar; cerrar de veras el correo…- y, el imprescindible, Free up memory o liberación de memoria RAM instantánea para que el iPhone 3G coja un poco de aire.

Liberar memoria y eliminar apps activas
mejora el rendimiento del iPhone 3G


En caso de que paséis de hacer Jailbreak, de entrada el peso de la imagen de fondo os lo ahorráis. Pero igualmente podéis mejorar el rendimiento sin usar las cuentas de correo exchange o utilizando un navegador de Internet como el Opera que, gracias al SBSettings, sé que no se sigue ejecutando en segundo plano cuando lo cierras (al contrario que el Safari propio de Apple).



Poco más, salvo que espero que esto le pueda servir de ayuda a alguien y que si tenéis problemas con la batería, probéis a descargarla al 1% (no esperé al 0 pero si se me apagaba xD) y a hacer una carga completa del aparato en el ordenador dejándole sincronizar y toda la pesca.

Recuperar un pixel vago en el iPhone/iPod

Mi historia con los pixeles muertos no empieza hoy, sino hace años, cuando adquirí mi primer portátil (y último hasta la fecha). Continuó cuando me compré mis 1080p FullHD (por suerte, de lejos no se aprecia). Y ha venido a parar al día de hoy, cuando, por fin sí puedo hablar de mi primera victoria sobre ellos, o al menos de una no-nueva-frustración.

Hasta ahora me los había tenido que ir comiendo debido a restricciones de garantías, cantidades mínimas y posicionamientos áureos. Traga, traga y traga. Pero hoy no. Probablemente porque para empezar no se ha tratado de un pixel muerto propiamente dicho, sino de uno vago. Diferencias: Los píxeles muertos son vacíos en negro, sin iluminación, sin color; los vagos, por contra, sí tienen color, sí están iluminados, pero no atienden a reglas, ellos se iluminan del color que mejor les parece (blanco, rojo, azul, verde…). Les llamo vagos por llamarlos de alguna forma, también hay quien los llama «atascados» porque se han quedado pillados en un momento dado.

Mejor vago que muerto, ya que a los primeros, por lo menos les llega la energía necesaria para funcionar. Los otros son causas perdidas.

En fin, lo que me ha ocurrido esta mañana ha sido que la pantalla de mi iPhone 3G ha amanecido con un pixel verde chillón (·) en todo el centro. El horror. El HORROR sobre todo si el aparato en cuestión está fuera de toda garantía, liberado, manoseado… demasiado sobado para mandárselo a Apple.

Inmediatamente me he puesto a indagar por Internet a ver qué soluciones rápidas había. Estas cosas suelen haberle ocurrido a otros antes. Y tanto como para que Apple recomiende una aplicación web para solucionarlo [aquí]. PERO no corráis como locos. Que hay indicaciones previas.

Lo primero, advertir que la aplicación consiste en un parpadeo constante y rápido de colores básicos, por lo que puede llegar a marear o incluso podría causar ataques epilépticos en personas susceptibles de padecerlos. Así que ojo.

Sabido esto, lo ideal -dicen- es poner el brillo de la pantalla al máximo y luego dejar actuar a la aplicación el tiempo necesario. He llegado a leer que hasta 12 horas de bombardeo hacían falta. A mí me bastaron unos minutos.

Por último, no está demás frotar el área donde se encuentra el pixel vago, presionando sin miedo, pero no queriendo atravesar el aparato, quiero decir, una fuerza moderada, más que el toque normal. Parece algo absurdo, pero creo que de las dos cosas (el bombardeo de colores y esto) ésta es la que, en mi caso, ha tenido una mayor repercusión.

Con esto he conseguido que el pixel verde volviera a trabajar con normalidad. Si bien es cierto que al par de horas lo he vuelto a ver, ahí, desafiante. Lucía menos que la primera vez, pero igualmente me obligó a repetir la operación (bombardeo + masaje). Han pasado ya seis o siete horas y no veo que haya vuelto.

Espero que dure.