Roser Santísimo

{ Diseñadora Gráfica }

< bienvenid@ >

Mis tuits y favoritos de Twitter

#Mis tuits

#Mis favs

Última entrada en el blog

Como si yo entendiera de bombas nucleares: Ejemplos prácticos III

Ahora tocaría hablar con el personaje, a ver qué tiene que decir del embolao en el que le he metido. Tras saber más o menos qué le va a pasar y haber definido por dónde se va a mover, mi protagonista y yo tenemos unas palabras.

Tercer punto de este proceso creativo: 
Hable con él

Cuando ya está el escenario claro y sé lo que va a ocurrir, me entretengo hablando con el personaje protagonista para conocer su forma de expresarse, su motivación. En este caso específico, como el relato transcurre en Japón, me amoldo mínimamente a sus artificios lingüísticos y en lugar de utilizar un apelativo genérico españolizado como «señor» tal o «señora» cual, recurro a los honoríficos japoneses (san, sama, kun, chan).

Niveles del lenguaje

Solo con atender a los honoríficos ya habría un mundo, porque no vale con escoger uno al azar: Los hay más formales (san, sama), para niños (chan, quizá el más conocido aquí), algo más intermedio para adolescentes o cargos inferiores (kun), para compañeros de trabajo (senpai) o sensei para profesores, doctores… En fin, de todo. Por cierto, sama no es el femenino de san, sama es un honorífico incluso más respetuoso.

Pero además (y reforzado por esto) veréis que hay dos niveles en el lenguaje del diálogo que lo hacen vertical: Uno del personaje a la autora (respeto extremo). Otro de la autora hacia su personaje (más neutro, menos formal). No se mantiene una conversación entre dos pares (ambos personajes aparecen distanciados), sería ilógico tratarlos por igual.

(más…)